Santa Cachucha, ya dijo la frase