No sientas pena por los muertos; siente pena por los vivos; y sobre todo de aquellos que viven sin