Porque con muy poco puedes decir mucho